viernes, 19 de mayo de 2017

Reseña: La Ciudad Amarilla, de Julio Manegat



Pocas veces califico a un libro como clásico contemporáneo, esta vez, como clásico contemporáneo ignorado, injustamente, en mi opinión.
Este libro llegó a mí por casualidad, una edición de 1958, año de su publicación, viejo y con algunas hojas pendientes de un hilo, por así decirlo, a punto de caerse, y es que La Ciudad Amarilla, y todas las obras de Julio Manegat, dejaron de editarse hace tiempo, a pesar de que el autor y periodista publicó una veintena de obras entre narrativa, teatro, novela y ensayos.

La ciudad amarilla cuenta la vida de Eulogio Bonastre, un taxista de Barcelona, de su familia: Mercedes, su esposa, Elena, su hija, y sus hijos Martin y Eugenio.  Manolo, compañero de trabajo de Martin en el taller mecánico, de Ricardo Rovira Rusiñol, un industrial textil que está a punto de casarse, de El Nanu, un amigo de Martin… y de otros personajes pertenecientes a esa ciudad, no Barcelona, sino el taxi de Eulogio, su viejo  y destartalado taxi, que encima no es suyo, sino de su jefe.

El libro habla sobre la muerte, muy presente en la obra, sobre Dios y la fe, -Martin y Manolo elucubran sobre la existencia de Dios-, sobre las ciudades, que a veces unen  y otras veces separan tajantemente a las personas, sobre el sexo, sobre la España de la época, -no olvidemos el año en que la obra se escribió, 1958- y, en definitiva, sobre la vida de las personas obligadas a trabajar día tras día para mantener su familia.

La novela se quedó finalista del premio planeta en el año 1958, cuando el premiado fue Fernando Bermúdez de Castro con la obra Pasos sin huella, años más tarde, Manegat  volvió a quedar finalista con Spanish Show, en 1965, cuando el ganador fue Rodrigo Rubio con Equipaje de amor para la tierra.


¿Es Julio Manegat- y su obra- un autor olvidado? Pudiera ser, porque los últimos años del autor fueron silenciosos, murió en 2011 a los noventa años, después de toda una vida de trabajo, crítico literario, subdirector de la revista El Noticiero Universal. Escribió poesía, Canción en la sangre, 1948, Teatro, Els nostres díes, ganó el premio Cuitat de Barcelona con la novela La feria vacía en 1961, dos veces finalista del planeta, premio nacional de teatro, y un largo etcétera.

No obstante, su obra apenas se edita hoy, -sus libros solo pueden encontrarse en tiendas de segunda mano-, él vivió en una época donde la novela, y los premios literarios, sobre todo, no estaban dominados por los presentadores y las celébrities que un día se despiertan con ganas de escribir, una época donde lo importante de escribir era escribir, no convertirse en un Best-Sellers a toda costa.


En definitiva, La Ciudad Amarilla podría haber sido un clásico moderno, quizás lo sea, pocas novelas son tan humanas como esta, tan sinceras y crudas, con un punto de convergencia de los protagonistas que hacen de la obra un libro difícil de olvidar incluso cuando se ha terminado. Grande Manegat.

Otra reseña de La Ciudad Amarilla. Con Spoilers:

http://www.latertuliadelagranja.com/?q=book/export/html/582

Reportajes sobre el autor:


http://nalocos.blogspot.com.es/2011/08/julio-manegat.html



No hay comentarios:

Publicar un comentario